En las clínicas ginecológicas de Avilés nos encontramos una pregunta recurrente que, pese a nuestros continuados esfuerzos por aclararla, nos tememos que va a seguir produciéndose: ¿cuándo tengo que volver al ginecólogo?

De todas maneras, en las clínicas ginecológicas de Avilés no vamos a desanimarnos y continuaremos aconsejando. Sobre todo, porque tenemos claro que una visita a tiempo puede ahorrar muchos quebraderos de cabeza y debido a que con la salud no se juega. 

Por lo tanto, este texto va en esa línea, la de concienciarte acerca de aumentar la periodicidad de las visitas al ginecólogo. Nos hemos referido al incremento de la frecuencia de visitas porque sabemos que, en general, esta es insuficiente. Y es que hay mujeres que dejan pasar años entre visita y visita. En especial, a ciertas edades, es un mal hábito peligroso. 

Y, como hemos incidido en la cuestión de la edad, vale la pena señalar que no hay por qué retrasar la primera visita. Hay que desdramatizar este proceso y pensar que una primera revisión reportará consejos muy interesantes para una joven. Por lo tanto, no hace falta esperar a los 16 años y se puede acudir antes. Sobre todo, cuando las chicas han empezado a menstruar y las primeras relaciones sexuales aparecen en el horizonte. 

En las mujeres adultas, se recomienda acudir al ginecólogo, al menos, una vez al año. Estas puntuales revisiones periódicas resultan muy importantes para las personas que tienen una vida sexual activa, pero también para las más mayores o propensas a las enfermedades autoinmunes. 

Los procedimientos de los doctores, según las necesidades de la paciente, podrán ir desde las simples exploraciones para comprobar que todo está en orden y los consejos sobre anticonceptivos a las pruebas más sofisticadas (como las citológicas). 

Desde Clínica Buenavista, estamos seguros de que has interiorizado la relevancia de no postergar las visitas al ginecólogo.