En nuestras clínicas ginecológicas en Oviedo recomendamos realizar revisiones ginecológicas periódicas para mantener la tranquilidad en cuanto a nuestra salud sexual y reproductiva. A continuación os vamos a hablar de en qué momento comenzar a hacerlas y de la importancia de las mismas.

La primera revisión ginecológica se suele realizar entre los 13 y los 15 años. Si no se ha realizado aún en esa franja de edad es muy importante que se realice una primera revisión en una de nuestras clínicas ginecológicas en Oviedo en cuanto se comience a tener una vida sexual activa. En ninguno momento se es demasiado joven o demasiado mayor para acudir al ginecólogo y comprobar que todo está correctamente.

En una revisión ginecológica rutinaria se realiza un análisis abdominal y pélvico, se palpan la mamas para descartar anomalías y se procede a tomar una muestra de la las células del cuello del útero y de la vagina a través de la citología cervicovaginal. Es una prueba que no supone ningún dolor y que se realiza rápidamente. Gracias a este análisis descartaremos cualquier comportamiento anormal en las células y detectaremos cualquier cambio en nuestros genitales. En caso de que se detectase alguna anomalía, se procedería a realizar unas pruebas más exhaustivas.

Desde la Clínica Buenavista recomendamos que la periodicidad de la revisión ginecológica sea anual, excepto aquellos casos en los que en pruebas anteriores se haya observado algo anómalo. De ser así, será el propio especialista quien te recomendará cuando debes volver a acudir a la consulta. Las revisiones anuales te ayudarán a comprobar la buena salud. Eso sí, si en cualquier momento piensas que hay un comportamiento anómalo es importante que consultes con nosotros para quedarte tranquila y, en caso de que fuera necesario, podrías visitarnos para descartar cualquier problema.