Ya sabes que, como una de las clínicas ginecológicas de Oviedo, te ofrecemos atención integral a lo largo de todo tu embarazo. Queremos valernos de este blog para repasar algunos problemas que pueden darse a lo largo de los 9 meses de gestación. En este post hablamos de la placenta previa, de sus causas y de sus posibles riesgos.


La placenta previa quiere decir que esta está muy próxima al cuello uterino, obstruyendo de forma total o parcial su abertura. En estos casos se aumenta la frecuencia de las revisiones para no tener que llegar al punto en el que sea preciso, por ejemplo, practicar una cesárea de urgencia. Hay tres tipos de placenta previa:

  • Total: cubre completamente el cérvix o cuello uterino.

  • Parcial: cubre el cérvix parcialmente.

  • Marginal: está cerca del borde del cérvix.

Lo habitual es que en la Clínica Buenavista diagnostiquemos la existencia de placenta previa antes de la semana 20 de embarazo. A medida que el útero va creciendo, la placenta se desplazará hacia arriba alejándose del cérvix. Si la placenta sigue estando cerca de la abertura del útero es cuando pueden surgir complicaciones. Entre otras cosas, puede producirse un sangrado intenso durante el parto por lo que en estos casos suele optarse por cesárea y no por un parto vaginal.


¿Cuáles son los síntomas que nos han de alertar de la existencia de placenta previa? El más frecuente es un sangrado vaginal repentino e indoloro. En nuestro centro, una de las clínicas ginecológicas de Oviedo, te haremos una ecografía para comprobar la posición de la placenta. Hoy día no existe un tratamiento específico para abordar esta complicación teniendo en cuenta que es imposible modificar la posición de la placenta. Por lo tanto, lo que hay que hacer es incrementar los controles periódicos y alargar el embarazo al máximo. Hay ciertos factores de riesgo asociados a la placenta previa. Por ejemplo, tiende a ser más frecuente en las gestantes de más de 35 años, las fumadoras o las que tengan el útero con fibromas. También hay más probabilidad en los casos con antecedentes de placenta previa y en los embarazos múltiples.